Saltar al contenido

Clave de producto para la activación de Windows 10

clave de producto para la activación de windows

Windows 10 ya es, desde hace un buen tiempo, el sistema operativo más utilizado por los usuarios de Microsoft. La última versión de los sistemas operativos de la línea Windows ha sido un revuelo total.

Muchos internautas aún no dan el salto a las versiones más recientes. Prefieren la operatividad de sistemas como Vista. Sin embargo, la gama de opciones novedosas y de alta funcionalidad que ostenta Windows 10 es una tentación insalvable. Tarde o temprano, llegará el momento de actualizar. Y al momento de pasarse a la última versión, necesitarás activar su licencia con la clave de activación para Windows 10.

Esta clave de activación, o serial Windows 10, es un código alfanumérico de 25 caracteres que sirve para activar, precisamente, el sistema operativo para así disfrutar de su funcionamiento pleno. Con la activación, Microsoft lo que hace es verificar que la copia del Windows sea original, y que no esté siendo utilizada en más dispositivos de los que permite.

De este modo se evita la inoperatividad del sistema cuando, por ejemplo, finaliza el período de prueba gratuito que ofrece Windows. A continuación, te mostraremos algunas formas para conseguir esta clave.

Cómo obtener  la clave de activación para Windows 10

La obtención de la clave de producto se puede dar a través de varios métodos:

  • Recibirla junto al producto, desde un proveedor autorizado: se encuentra normalmente en una etiqueta que está dentro de la caja en la que va empacado el producto. De no conseguirla allí, puedes contactar al fabricante del hardware.
  • Comprar una pc con Windows: la clave está incluida en la pc, usualmente en el Certificado de Autenticidad, que está precisamente adherido al equipo.
  • Una copia digital: podríamos decir que la versión digital de la clave de activación es la licencia digital de Windows. Sin embargo, hay que precisar que estos productos no son sustituibles entre sí. La licencia digital es básicamente un método alterno de activación. Se encuentra en el correo de confirmación que recibes al comprar Windows, y esta se puede usar igualmente para el proceso.
  • A través de las actualizaciones gratuitas: nuevamente, no se trata de la clave de producto de Windows como tal, sino de la licencia digital. Si actualizaste a Windows 10 desde Windows 8.1 o Windows 7, recibirás también una licencia digital en lugar de la clave de producto.

clave de producto para la activación de windows

Activar Windows 10 con la clave de producto

El proceso de instalación es el primer momento desde que se puede activar el sistema operativo.

Para ello, debes seguir estos tres sencillos pasos:

  1. Mientras se ejecuta el instalador, el asistente la pedirá automáticamente para validar la originalidad del producto.
  2. Ingresa la clave en el campo alfanumérico que te aparece en la pantalla.
  3. Cuando finalice el proceso, solamente inicia sesión como lo haces normalmente. El equipo se conectará automáticamente a internet y quedará totalmente activado.

Verificar Windows con la clave de producto desde las configuraciones del sistema

También es posible postergar el proceso de activación durante la instalación. De este modo, si no tenemos la clave de producto a la mano podemos activarlo más adelante. A través de este método, la activación se gestiona desde el panel de configuraciones.

Para activar la licencia de Windows desde las configuraciones, sigue estas indicaciones:

  1. Abre el menú de configuración del sistema.
  2. Allí selecciona sucesivamente los apartados de “Actualización y Seguridad” y “Activación”.
  3. Verás una caja donde ingresar la clave de producto. Escríbela en ese campo.
  4. Finalizado el proceso el equipo quedará totalmente funcional.

Además, desde este menú se puede verificar el estado de originalidad del producto. De este modo sabrás cuándo debes activar la licencia nuevamente, ya que es un proceso que Windows pide a sus usuarios cada cierto tiempo.

Cómo activar Windows sin tener la clave del producto

También es posible activar Windows solamente iniciando sesión con una Cuenta Microsoft. La posibilidad de vincular la licencia de Windows con la cuenta matriz de los servicios de la compañía de Microsoft, significó una mayor simplicidad para el proceso de activación, y esto llegó precisamente con Windows 10, ya que esta opción está activa desde la segunda actualización del sistema operativo.

clave de producto para la activación de windows

Claves de producto genéricas de Microsoft

Otra de las razones por las que muchos usuarios de Microsoft se mantienen reacios a pasarse a Windows 10, es el precio de las licencias, cuyo estándar de valor suele ser algo caro. Ante esto, los usuarios suelen recurrir al mercado negro, con todos los riesgos que esto supone.

Por muchas razones no es viable adquirir licencias o claves de producto mediante la segunda mano. La mayoría de estas suelen ser falsas, están descontinuadas o no funcionan. Por supuesto que Microsoft cuenta con sus mecanismos para defenderse de estos métodos, y la compañía ya ha anunciado que están dispuestos a tomar medidas legales contra los usuarios que venden licencias falsas.

Sin embargo, existe otra alternativa para obtener el serial Windows 10 gratis. Microsoft ha puesto a la disposición del público unas claves genéricas con las que un usuario puede instalar la actualización y activarla de forma gratuita durante algunos días.

De esta forma, se puede activar el sistema por unos cuantos días para así disfrutar de todas sus funciones. Es un modo de adquirir las claves de Windows 10 gratis, pero está claro que es un recurso de prueba.  

Te dejamos una lista con claves genéricas activas para las cuatro versiones de Windows 10:

  • Windows 10 Home: TX9XD-98N7V-6WMQ6-BX7FG-H8Q99
  • Microsoft Windows 10 Pro: VK7JG-NPHTM-C97JM-9MPGT-3V66T
  • Windows 10 Home Single Language: 7HNRX-D7KGG-3K4RQ-4WPJ4-YTDFH
  • Windows 10 Enterprise: NPPR9-FWDCX-D2C8J-H872K-2YT43

Esta alternativa para activar Windows 10 resulta idónea para quienes aún no dan el paso al último sistema operativo. Basta un paseo por sus funciones y características novedosas, notando la armonía, fluidez y funcionalidad del diseño de la interfaz, para romper las barreras perceptuales de quienes habían estado reacios a la actualización hasta ahora.